viernes, octubre 01, 2010

Dirigiendo con portátil: experiencias.


En parte inspirado por la serie de Nuevas Tecnologías en El laboratorio friki del Club Diógenes, y en parte inspirado por mi reciente experiencia con él, hoy vamos a hablar de lo que aporta dirigir con un portátil una partida de rol en mesa.

Lo que voy a contar a continuación no es más que un pequeño recuento de las circunstancias con las que me he encontrado al dirigir con un portátil como ayuda de juego, experiencia esta bastante reciente y novedosa para mí, comparto mis impresiones aquí esperando que os puedan ser de utilidad, aunque estoy seguro que más de uno me llevaréis años de adelanto en esto de usar portátiles en las mesas de juego. Vaya aquí mi limitado conocimiento del mismo...

En principio, uso un portátil prestado, así que para llevar toda la documentación, banda sonora de la partida y demás, la almaceno toda en un pequeño pendrive de unos 32 gigas, ni de lejos lleno. La verdad es que mi espalda lo agradece, pues siendo el resto de los libros de consulta puntual, y teniéndolos ya en formato físico en casa, con llevar los básicos tenemos de sobra, actualmente es Pathfinder, llevo el básico y el bestiario, y mi espalda tan feliz. Si necesito consultar algún libro de D&D 3.5, lo tengo cómodamente al alcance de mis dedos, en PDF, ocupando memoria en el pen, pero sin añadir peso al conjunto.

Otra de las ventajas que le encontré fue a la hora de ir teniendo las partes de la campaña bien almacenaditas y limpitas, hasta las mismas notas del máster. Fácil de encontrar si organizas bien las carpetas donde guardas los archivos de texto.

El calor que desprende el bicho por abajo puede ser un problema, ya que jugamos con un gaming mat de vinilo que cubre toda la mesa, y el plástico y el calor no se llevan nada bien, así que la carpeta donde llevo la documentación física que no se puede pasar al ordenador (como fichas de PJs) o que no he podido pasar todavía, hace las veces de salvamanteles. Por lo demás, en cuanto te acostumbras a la falta de ratón (tampoco hay que hacer virguerías en plena partida) el manejo es sencillo y cómodo.



Si nos ponemos digitales a tope, siempre podemos usar un tirador de dados electrónico y pasar de llevar dados, los hay a montones por internet y además gratuitos, pero de momento seguimos con la bolsa de dados, admitámoslo, una de las cosas que nos gustan del rol son los dados. Llamadme fetichista.

Sin embargo, con conexión a internet, podemos disfrutar de ventajas como esta página, con la cual improvisar estadísticas de personaje y meterlos en la partida a la voz de ya ha dejado de ser un problema. Lo cuál libera bastante de trabajo al máster... antes y durante la partida, todo sea dicho de paso. Hay aplicaciones más curradas, como el DM Genie, mucho más completas, y que permiten una mayor modificación de las estadísticas, pero es de pago, y, en muchos casos, no se necesita.

Dos de las cosas que también hay que tener en cuenta: el portátil ocupa sitio, y, generalmente, le pongo el cable para no tener problemas de batería, dependiendo de la duración de la partida, y del uso que le dé. Lo cual nos crea dos "problemas" aparte.


Respecto al espacio, colocarlo en la mesa puede quitarnos sitio para mapas, dados, la pantalla del máster... al final, he encontrado más cómodo ponérmelo encima de las piernas, con lo que conservo mejor visión de los jugadores. Si toca levantarse, como suelo hacer de vez en cuando para dar énfasis a algún personaje, cuidadito con el cable, y el bicho se deja en alguna parte en la que se encuentre seguro.

Respecto al cable, pues... intentar no tropezar. O ponerlo ya cuando el ordenador diga que la batería está bajando demasiado. En mi caso prefiero dejarlo puesto, ya que ando poniendo música, mirando archivos, y usando la wifi, y prefiero que no me pille por sorpresa que se quede sin batería.

El manejo de archivos es un tema también importante. La organización lo es todo. Afortunadamente, es mucho más fácil organizar una serie de archivos de texto que una estantería llena de libros. Y, evidentemente, pesa muchísimo menos.

Mientras pueda, parece que continuaré con este método de dirección, resulta realmente cómodo.

4 comentarios:

Athal Bert dijo...

El portatil es la nueva pantalla del master segun mi opinión. Y cuando antes se den cuenta las editoriales mejor.

katakraos dijo...

Ciertamente, el caso es que se puede jugar perfectamente sin un portátil, pero hay formas de aprovechar si se tiene... y si son todos los jugadores los que los tienen, no te quiero contar...

Bruno Planterose dijo...

A mi particularmente me distrae mucho el portátil, prefiero una iluminación baja y que se cree ese ambiente fantástico que tantas sensaciones nos provoca.

katakraos dijo...

@Bruno: Como decía más arriba, esto es sólo un recuento de mis impresiones a la hora de jugar utilizando el portátil como sustituto de un cuaderno. Ya te digo que generalmente suelo trabajar sin portátil, pero si lo usas como herramienta puede dar muy buenos resultados...