jueves, octubre 28, 2010

Cambiando de lugar en la mesa (II)

Siempre se habla de los problemas de un jugador para tomar por primera vez las riendas de la dirección de la partida, asunto que tratamos en la anterior entrada, pero... ¿Y cuando es el director de juego el que deja su asiento y toma el control de sólo un personaje? ¿Cómo se adapta uno a ser un simple mortal cuando se ha sido un Dios?


Nunca debí haber dejado la silla...

Hay una cierta lista de problemas que pueden surgir, generalmente solucionables a base de buena voluntad y poner por parte de uno, pero lo cierto es que a veces cuesta "olvidar" que has dejado el sillón y que es otro el que lleva ahora el timón.

Veamos un par de ejemplos:


Soy un Dios primigenio, no es que me haya puesto de drongas hasta arriba...

*Problemas con la autoridad: Y es que, te pongas como te pongas, dejar de ser el que parte y reparte, es un palo. El bajón se puede llevar más o menos... generalmente más menos que más. Hay que saber echarse para atrás y dejar que la partida la dirija otro, y asumir que las riendas del mundo ya no están en nuestras manos... pero las del destino de nuestro PJ sí.


*El síndrome "Guitar-Hero": Como en ese chiste que dice: "¿Cuántos guitarristas solistas hacen falta para cambiar una bombilla? Diez. Uno que lo haga y nueve que miren y digan: "Oh, sí, está bien, pero yo lo haría mejor...". Pues eso. en el momento que el ex-máster no haga más que comparar ambos estilos de dirección, no con ánimo de aprender en qué puede mejorar el suyo propio por lo que ve, sino para buscar absolutamente todos los fallos del otro DJ, entrando en los territorios de la envidia y el cinismo, y llegando tal vez al desprecio, es bastante probable que acabemos aguándoles la partida a los demás y a nosotros mismos. Crezcamos un poco, ¿ok?


Quiero una de estas. Negra y con las letras rojas.

*Miedo a la falta de control: Una causa, más que un síntoma, pero que se manifiesta de diversas formas. Es un poco la idea que venimos reiterando desde arriba, en la cual el ex-DJ ha "perdido el control sobre el mundo" y ese tipo de historias. Básicamente se trata de miedo a la hora de llevar sólo un personaje y no poder controlar absolutamente el entorno, como se hacía al dirigir.


Si ella tiene cualquier duda sobre la falta de control, te arrea con la fusta...

En resumen, volver a jugar simplemente se trata de ceder la dirección a otro, y de ponerse a jugar y disfrutar.

Pero a veces cuesta taaaaaantooooooo...

8 comentarios:

Athal Bert dijo...

Yo creo que depende tambien mucho del master. Si es arbitrario y partidista cuesta mucho mas y normalmente eso pasa con los novatos.

katakraos dijo...

Lo cierto es que si estás acostumbrado a dirigir, cuesta despegar el culo de la silla, pero como dices, depende del máster en concreto.

Balan dijo...

En mi grupo de mesa somos y hemos sido casi siempre dos directores de juego, y casi siempre hemos alternado el puesto entre una sesión y otra o entre una campaña y la siguiente.

Así que supongo que mi caso es distinto al habitual, grupo que solo cuenta con un DJ, pero creo que no cuesta tanto cambiar el chip.

En definitiva creo que todo depende de la persona en concreto más que el hecho en sí.

Transmetropolitan dijo...

Yo en los grupos en los que he estado no he visto muchos problemas cuando los DJs se ponen a jugar... es más: ¡discuten mucho menos con el otro DJ!

Con lo que estoy totalmente de acuerdo es en lo del miedo a la pérdida del control... Es una sensación curiosa esa de ponerte a jugar y no tener que preocuparte de nada más que de tu PJ... y no poder inventarte las tiradas :S

Otra cosa curiosa es que a muchos DJs nos cuesta un huevo interpretar... tenemos experiencia si acaso con interpretaciones superficiales de PNJs, pero no como jugadores.

Bulldozzzer dijo...

La verdad es que me cuesta mucho entender todo lo vertido sobre tales dificultades. En mi grupo no recuerdo que hubiera problemas, y dado que parece que sí hay gente que experimenta estos síntomas, sólo se me ocurre como causa de que para mi grupo no sea así, que todos o todos -1 jugamos y dirigimos por igual desde el inicio, con lo que pasar de un lado al otro de la pantalla ha sido algo natural desde siempre.

katakraos dijo...

Simplemente, como decía antes, se trata de posibles problemas. Yo he tenido alguno de ellos en algún momento de mi vida, y afortunadamente los superé, pero lo cierto es que la realización de este articulillo me ha sido mucho0 más complicada que la de los problemas del PJ que se pasa a DJ.

Afortunadamente, no tienen por qué darse, pero como digo, he sido testigo de alguno, e incluso los he sufrido en propias carnes (y siendo yo el que tenía el problema). Menos mal que todo se pasa...

En el caso del grupo de Bulldozzzer, por ejemplo, si estáis acostumbrados a saltar de un lado a otro de la pantalla es lógico que la tontería o se haya pasado pronto o que ni se haya dado.

Bulldozzzer dijo...

De hecho Katakraos, desde que comencé a jugar, para mí en un grupo de rol lo natural es que todos sean jugadores y directores según el momento. En los inicios inicios éramos 4 o 5 y cada uno dirigía su juego, habiendo un sitema de rotación para jugar cada semana a una cosa. La verdad es que no se mantuvo mucho creo, pero más porque algunos fallaban al venir o no se preparaban partidas, con lo que llegamos a rular 3 dirigiendo lo más. Pero además de que la premisa estaba ahí, es que era algo normal y esperable que cada miembro del grupo en algún momento acabara dirigiendo algo tarde o temprano. Era como que todos jugábamos y según iba encartando cambiábamos de tercio y máster.

katakraos dijo...

Te puedes considerar un rolero afortunado, oye ;)